Nuestros derechos y dignidad en el olvido


Llevo en el sector del transporte 28 años, 24 años de ellos en el sector del transporte multimodal, ( contenedores marítimos ) y he pasado por diferentes etapas, unas mejores que otras, y la verdad, que lo que estamos pasando estos últimos años los conductores del puerto de Valencia, en el tema laboral social y salarios es como mucho la peor que recuerdo. Soy uno de los cinco delegados de la empresa, donde defendemos nuestros derechos y dignidad de la mejor manera posible.

Continuamente se oyen quejarse a los empresarios de la falta de conductor@s para cubrir las vacantes que se producen en sus empresas, unas por jubilaciones y otras de compañeros que toman la decisión de abandonar la profesión, otras por qué no pagan como deben las empresas del puerto, y la mayor parte lo hacen por lo poco atractivo que se a vuelto este trabajo con el paso de los años, sin conciliar vida familiar, con excesos de horas todos los días y otras circunstancia que todos sabemos.

En los próximos años vamos a ver la jubilación de una generación que no será remplazada, y estos conductores son los que están alrededor de los cincuenta a los  sesenta años, que dicho sea de paso son la mayoria de los conductor@s, y esas jubilaciones van a acrecentar el problema de la falta de conductores, o bien puede ser una manera de que superditen este sector el cual hoy en día está cada vez con más  precariedad laboral.

Colas en las terminales de APM Valencia.

Los empresarios están mandando balizas de mensajes de socorro, bien sea pidiendo la rebaja de la edad para sacarse el carnet a los 18 años o el traer conductores de otros países, a poder ser de países pobres, para a sí poder pagarles menos, de intentar subsanar la problemática de otras maneras, o bien cumplir los convenios y tratar de regular el sector y a los conductores dignamente o como es debido ni hablan de ello.

La nueva generación ve esta profesión con unas condiciones de trabajo y sueldos nada atractivos, y no es de extrañar que nadie se quiera subir a un camión, si esos sueldos los ganan cerca de casa de lunes a viernes.

Es cierto que tenemos unos convenios colectivos, ( 54 convenios colectivos ) que en la mayoría de los casos son penosos, y que también es verdad que si los cumpliéramos en su totalidad, las cosas cambiarían considerablemente.

Nos engañan cuando nos hablan de las condiciones del trabajo cuando lo ofrecen.Nos engañan también en el sueldo abotagando las nóminas con dietas inexistentes defraudando al INSS en la mayoría de los casos. 
Nos engañan con el pago por km, que es fomentar el trabajo a destajo y es prohibitivo por la Comisión Europea. Nos engañan haciéndonos creer que lo que regula nuestro trabajo es el famoso reglamento de UE 561/2006, cuando no es así, en uno de sus artículos disponible lo especifica claro.

Y dicho Artículo 1 del 561/2006 UE dispone textualmente;
El presente Reglamento establece normas sobre el tiempo de
conducción, las pausas y los períodos de descanso para los
conductores dedicados al transporte por carretera de
mercancías y viajeros, con el fin de armonizar las condiciones
de competencia entre modos de transporte terrestre, espe-
cialmente en lo que se refiere al sector de la carretera, y de
mejorar las “condiciones de trabajo” y la seguridad vial. El
presente Reglamento tiene también como objetivo mejorar las
prácticas de control y de aplicación en los Estados miembros,
así como mejorar las prácticas laborales en el sector del
transporte por carretera.

La precariedad laboral afecta ya a más de la mitad de la fuerza de trabajo.

EN NINGÚN SITIO HABLA DE TIEMPO DE TRABAJO, ¡Unas normas contradicen a otras!.

Por encima de ese reglamento está la legislación laboral y los convenios colectivos que pueden mejorar las condiciones laborales de l0s Trabajadores.

¿ Y quién debe vigilar  estas condiciones para que se cumplan?. El
Ministro de trabajo, agentes de fomento y demás competencias legales, nuestra base fundamental son los dichos convenios colectivos, los SINDICATOS que  negocian con las Patronales.
Inspección de trabajo ya nos tiene demostrado que es prácticamente inoperante, se limita a juzgar las denuncias que les llegan a través de los trabajadores, y en muchos casos son de dudosa imparcialidad.

Los ” SINDICATOS ” en el tema del sector del transporte una base “fundamental” de la cadena laboral social, y nosotros que movemos la economía de este país, históricamente nos han dejado de lado, por nuestra desunión y la poca afiliación que hay hoy en día, que en algunos casos las secciones de transporte en las que suelen recaer la negociación de los convenios colectivos para que nosotros no cumplamos las reglas.¿Necesitamos más motivos? Que los actualmente suceden lamentablemente para que podamos enmendar este desbarajuste que hoy en día vivimos en el sector del transporte.

Nuestro trabajo es cumplir los convenios colectivos, que por cierto no cumplimos ningún trabajador.

Inspección de trabajo, debería ser eso, “inspección” y no dejar todo el peso a la denuncia de l0s trabajador@s, que una gran mayoría no pueden permitirse el lujo de pleitear contra las todopoderosas empresas con sus abogados laboralistas jurídicos. En mayoría de los casos y por desgracia el único sueldo que entra en las familias es el suyo, y con el pan de sus hijos no pueden jugar. Esas deberían ser sus funciones.